La prueba se casó con la victoria

Queremos victorias. Evitamos pruebas. Pero las victorias están inseparablemente entrelazadas con las pruebas. ¿Quieres servir a Jesús? Tendrás horribles pruebas que te harán querer volver a la vida tranquila de antes. Pero a la vez, anhelas avivamiento del Espíritu Santo. El oro fino sale del horno.

Después de sufrir impensable tristeza, Job recibió bendición incontable. Primero Jesús tuvo que crucificarse para resucitarse. Para triunfar sobre la muerte, tuvo que morir. No enseñan eso en el seminario. No obstante, es el camino del ministerio.

Así que, no ores para evitar o salirse de las pruebas. Ora para la victoria.

¿Están cortas las finanzas? Alábale. A lo mejor, la victoria está apenas por adelante. Ora para victorias. Cuando de parejas se trata, dicen que se atraen los opuestos. Yo digo que la victoria se casó con la prueba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s