Cuando el perdedor probable gana

Cuando comentaristas dicen improbable y difícil, me llama la atención. Chelsea ganó la liga Champions de Europa hace poco contra un poderoso oponente. Nadie esperaba que ganara contra el talentoso Bayern Munich, que hombre a hombre traía más potencia.

Me siento exultante. Casi siempre voy por el equipo probable perdedor. Es porque nosotros los cristianos — nuestros ministerios — siempre enfrentan una lucha cuesta arriba. Es duro competir contra el mundo forrado de dinero con brillosa emoción.

En el caso de Chelsea, explotaron su dureza defensiva para aguantar ola tras ola de ataque. Con minutos para el silbido final, Bayern lanzó el torpedo que hundiría a Chelsea. Así esperaba todo el mundo.

Pero Chelsea no se hundió. Se mantuvieron a flote. Un tiro de esquina dio a Didier Drogba el cabezaso para empatar. Cuando no se resolvió en tiempo extra, cayeron a los penales y el portero de Chelsea prevaleció. Los favoritos se sintieron destrozados, los perdedores probables se llenaron de orgullo y de satisfacción.

No importan las probabilidades, nosotros los cristianos ganamos al postre. No permitas que el sensación de hundimiento hunda tu barco. Mantente agarrado de la fe mientras batallas en tu ministerio. Dios traerá el tiro de esquina y te llevará a tiempos extras y prevalecerás al final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s