De la pesca y del ministerio

Oseas

Cuando la vida se torna dura, la gente dura se torna a la pesca. Son bromas.

Lo que realmente quiero tratar es el tema de pescar peces (perdona la redundancia). Me llevé a los niños para pescar por primera vez en el lago June de las sierras orientales de California. Aprendieron lo que es en verdad la pesca: no pecamos nada. Pienso que creyeran que la pesca se trataba de meter el anzuelo y sacar peces. Pero no sacamos peces.

Roberto

Se frustraron mis hijos. Oseas dijo que nunca jamás se vuelve a pescar. Roberto oraba y hacía juramentos. Rebekah se aburrió y se quejaba.

Yo me rié. Concedo que no soy el mejor pescador. Pero sé que la pesca a veces sea así. Disfrutas del esplendor del entorno y la tranquilidad del lago. Comes atún de lata en el campamento (porque no pescaste trucha).

Rebekah

Hay una lección para el ministerio de todo eso. A veces, no pescas nada (¿se acuerda la parábola “pescadores de hombres”?) Aun en tiempos de sequía, de frustración, de aparente estancamiento, todavía sobrepasa en gloria al trabajo secular. No botes el anzuelo al lago. No bajes de la montaña maldiciendo. Sigue. Mientras más pescas, mejor te haces. Tarde o temprano, no solo disfrutarás del entorno.

2 Respuestas a “De la pesca y del ministerio

  1. Muy linda enseñanza !!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s