Las puertas del infierno

El primer explorador blanco para observar la estremecedora belleza del Gran Cañón se frunció la cara. Parece las puertas del infierno, dijo el Teniente John Christmas Ives. El nuestro ha sido el primero — y sin duda será el último — equipo de blancos para visitar esta localidad inútil.

¡Qué equivocado estaba! Hoy en día, millones cada año se pasman de las catedrales invertidas que adornan el desierto sonorano de Arizona. De 10 kilómetros de ancho, dos de hondo, y más que 500 de largo, esta espléndida presentación geológica ahora se cataloga como una de las siete maravillas naturales del mundo.

Hay abrumadora belleza en tu ministerio que otros no ven. Hay valor incomparable que otros no aprecian. No temas si otros se equivocan. Disfruta lo que Dios te ha dado y sigue explotando el recurso para el beneficio de Dios.

Si otros se fruncen la cara por cuanto no corres tras del dios del dinero, ¡hazles caso omiso! Continúa laborando alegremente y disfruta del grandiosidad de su servicio. No pongas atención a lo que otros fallan en ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s