… hubiera perdido la bendición

Fundar un colegio (escuela privada) en Guatemala era taaaaaaaan difícil. A menudo, murmuraba: Si hubiera sabido, ni hubiera intentado. A veces pensaba: Me enañaste, Dios. Pensé que sería más fácil.

Pero una vez comenzado, no fue fácil cerrarlo. Así que seguía adelante aguantando la miseria dada por el Ministerio de Educación, la miseria dada por padres malagradecidos, la miseria de falsas acusaciones. ¡Caray!

Después Dios me sacó de Guatemala bruscamente. Pasé el batón de liderazgo. Desde entonces, he visitado y AHORA mi mayor gozo es ver a todos los niños que tienen un fuerte colegio cristiano, una esperanza para la desesperación. Si no hubiera intentado, yo hubiera perdido una de las mayores bendiciones de mi vida.

A lo mejor estás tragando píldoras amargas hoy en el ministerio. No devuelvas el manto a Elías. Quédate. Si te rindes hoy, buscarás una salida fácil. A la vez, te privarás de la mayor satisfacción de tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s