Un sentido de destino

En la semifinal de España contra Portugal en la reciente Eurocopa,  Cesc Fabregas antes del partido experimentó un presentimiento raro que anotaría el último para ganar en penaltis. El suyo era el quinto y disparó bajo al poste, fuera del alcance del guardametas.

Ahora bien, no sé si Fabregas pretende ser nueva era, psíquico o solo supersticioso. Pero exhibe algo imprescindible para el líder cristiano: un sentido profundo de destino.

No llevarás a cabo tus labores si te olvidas que Dios te destinó al éxito.  Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas — Ef. 2:10 RVR.

Un sentido de destino te conducirá a través del valle de sombra de muerte. Te mantendrá con la frente en alta cuando sufres embates. Un enfoque correcto sostendrá tu ánimo y valentía.

Aunque sospecho de la fuente de inspiración de Fabregas, admiro el sencillo hecho que juega el fútbol inspirado. Tenemos que ministrar con inspiración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s