Un soldado viejo

Se han olvidado sus actos de heroísmo ya. Sin honor, el viejito cae víctima a las bromas de los niños. Se mueve despacio y lo provocan fácil. ¿Qué les importa una guerra en que peleó antes de que nacieron?

En su pecho, él sabe lo que ha pasado. Está cansado, desecho de la sociedad. Pero eso no quita de su satisfacción. Ha servido a su patria y lo ha servido bien. Los niños gozan de la libertado hoy por su sacrificio.

Aunque el mundo menosprecia un soldado viejo, Dios nunca.

HOY… sigue sirviendo a Dios. Anónimo. No apreciado. Nunca se te olvide donde estará tu verdadero aplauso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s