Tus palabras = tu realidad

Los autores bíblicos correctamente razonaron, inspirados por el Espíritu, que si las palabras negativas del hombre pudieron convertirse en realidad, entonces también una confesión positiva lo haría.

La primera instancia de confesión-profecía fue cuando los israelitas se quejaron a Moisés que Dios los había sacado de Egipto solo para morir en el desierto y no para entrar a la Tierra Prometida. Dios replicó: Vaya, que sea así; tal su confesión, tal su vida.

Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros, En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí.a — Nú. 14:28-29 RVR.

El principio funciona en ambas direcciones. Si palabras negativas te conducen hacia el mal, palabras positivas serán honradas por Dios. En tiempo de Jesús, si confesaras fe en Él, te sanó. El proverbista dijo: La muerte y la vida están en poder de la lengua – Prov. 18:21 RVR.

Cuando oras, haz una confesión positiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s