Sembrar la duda

La duda es producto nuestro ya que es la mejor manera de competir con el “cuerpo de evidencia” que existe en la mente del público — un memorando de un ejecutivo tabacalero en 1969 que esboza la estrategia mercadotécnica de suprimir el entonces creciente cuerpo de evidencia que vinculaba el fumar con el cáncer.

Generaban ataque trás ataque para poner en duda lo que los estudios científicos cada vez más comprobaban. Si no sembraban duda, perdían clientes.

De igual forma, el producto principal del diablo es la duda. El lanza ataque trás ataque contra tu fe. ¿Su meta? Mantener sus clientes. Evitar que ores. Desanimarte. No caigas víctima de él. Ora con fe.

* Adaptado de Goldacre, Ben, Bad Science: Quacks, Hacks, and Big Pharma Flacks. Faber & Faber: New York, 2010. p. 109

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s