Chocar contra el muro

Un corredor cae antes del final en el maratón Melbourne en el año 2006

A los 18-20 millas, un maratonista puede experimentar fatiga aguda conocida como “chocar contra el muro”. En este momento, el almacenado glucógeno disipa y el cuerpo se torna a la gordura, pero la conversión a energía es lenta. Los más entregados maratonistas se llevan “gels de energía” para suplir energía fácil.

Yo no soy (todavía) maratonista. Hace algunas semanas, pude apenas correr dos millas. Pero estoy preparando para un releve de seis millas en el triatlon de Los Angeles el día 30 de septiembre. Así que estoy aprendiendo acerca de correr a larga distancia.

El cristianismo no es para el velocista. He visto morir a demasiados buenos hombres después de una inicial carrera espectacular. Después de exhibir tanta promesa y un sinfín de potencial, dejan de servirle del todo. Es tremendamente triste.

Hasta ahora, soy cristiano nacido de nuevo por 33 años. Aún me falta mucho. Quiero seguir creciendo y siendo útil. Sobre todo, no quiero colgar los tenis. No quiero chocar contra el muro, corto de la cinta final.

En algún momento de los años del ministerio, el estancamiento, la monotonía, el aburrimiento y la distracción conllevan un desgaste. El líder cae tragicamente en el pecado. Quédate el curso, termina fuerte. Cuando la fatiga aguda se apodera de ti, toma la cápsula de energía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s