La belleza del cristianismo: olvidar el pasado

 

La belleza del cristianismo es que nunca estás condenado al pasado. El futuro siempre es bello.

No importan los fracasos, las luchas y las maldiciones que yacen atrás, ellos ESTÁN ATRÁS. Dios guarda linduras por delante. El pasado se acabó, se terminó. Todo queda perdonado y olvidado. No tienes que repetir hábitos perniciosos. La gente habla de dejar el pasado y perseguir el futuro, pero el cristianismo de veras lo hace.

Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante – Fil. 3:13 RVR.

Si tu ministerio en el pasado era de escasez, mañana será de prosperidad. Ora para fugarse de la prisión de lo mismo. Cuando entras a tu armario de oración, atesora en tu corazón la realidad de que el pasado, si sea feo, no importa, pues el futuro es lindo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s