No solo sobrevivas, ¡prevalece!

 

¿Te gusta mi sonrisa de cárcel?

¿Cuál es tu problema? Pablo estaba en la cárcel. Allí cantó. Escribió epístolas. Creció en Dios. No le molestó para nada. Su circunstancia exterior era irrelevante. Gozamos una porción significativa del Nuevo Testamento hoy por cuento fue a la cárcel.

Marco Polo también. Si no se hubiera caído preso a manos de los genoveses, no hubiera escrito de sus viajes a la China. Eso, a su vez, abrió el comercio, el intercambio de bienes, el descubrimiento de papel, fideos y de la pólvora para Europa.

Quizás Dios te haya traído a adversidad para después traerte al bien. No lloriqueas. Disfruta, rebosa de optimismo, sal corriendo de la puerta, ¡el mundo es tuyo! Tus retos actuales son triunfos para mañana. El desierto precede la tierra prometida. Si pasas la prueba, pasas el curso. Dios no te ha traído fracaso sino solo para traerte el éxito posterior. Así que si batallas hoy, ora y mira arriba.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s