Galvaniza tu espíritu

Aún si rayas la superficie galvanizada, el metal expuesto por debajo no se oxide. Eso se debe a que el cinc que constituye la galvanización impide la actividad eléctrica en el acero que es parte del proceso de oxidarse. Si no se oxida, no hay corrosión..

Pablo describe la fe como escudo, lo cual invoca una imagen de un disco pesado levantado para bloquear flechas, lanzas y golpes de espada. Con metáforas modernas mejoríamos nuestra comprensión de fe. Tal vez este escudo sea como la galvanización. Aún cuando no cubre perfectamente, evita la corrosión.

La oración, el estudio de la biblia y el compañerismo son como galvanizar tu interior espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s