No estás descalificado

Fascinantemente, Jesús emplea el racismo para enseñar acerca de la fe. Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. — Marcos 7:27 RVR.

El trata con la sirofenicia quien pide libertad y sanidad para su hija endemoniada. Muchos se pierden de las sutilezas de la biblia. Cuando Jesús ofrece agua viva a la samaritana(Juan 4), por lo menos ella es medio judía. Pero la sirofenicia es del todo gentil, inalterablemente excluída del reino de Dios (bajo el viejo régimen). Los judíos los llamaban “perros” y Jesús probando su fe utiliza el mismo feo término.

Es decir, ¿no sabes que supuestamente eres descalificada para un milagro? Sea por un hiper optimismo o sencilla desesperación, pero ella no se desanima y la palabra “descalificada” no pertenece a su léxico.

Vaya — ella dice. No me importa si me insultas. Llámame perro, pero aun los perros comen las migajas de la mesa. La reacción inmediata de Jesús despide la noción que Él sea racista: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija. — Marcos 7:29 RVR.

Precisa entender que no estás descalificado de recibir un milagro. Eso es fe. Al orar, destierra de la mente que estás descalificado de recibir un milagro. Muchos predicadores tratan de poner requisitos para un milagro. Están intentando explicar por qué algunos no reciben un milagro. Pero yo digo que debemos deshacernos de los requisitos y debemos reforzar la fe de la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s